Poemas (Sueño de Gloria; Júpiter y Europa; Hércules y las Estinfálides) – Por Julián del Casal

SUEÑO DE GLORIA

Apoteosis de Gustavo Moreau





Sombra glacial de bordes argentados

enlutan la extensión del firmamento,

donde vagan los discos apagados

de los astros nocturnos. Duerme el viento

entre las ondas del Cedrón plomizas

que hasta el sombrío Josafat descienden

como a un foso inundado de cenizas,

y en rápida carrera luego ascienden,

salpicando las rocas erizadas

en que, lanzando pavorosas quejas,

llegan, por las tinieblas ahuyentadas,

entreabriendo sus alas, las cornejas.

De mortecina luz a los reflejos

que clarean el lóbrego horizonte,

Jerusalén destácase a lo lejos,

dormida al pie del solitario Monte

de los Olivos. Ramas erigidas

en la aspereza de sus firmes flancos,

parecen lanzas de metal hundidas

en cuerpos que a sus áridos barrancos

tintos en sangre fueron. Mortal frío

del valle solitario se evapora,

el bosque ostenta fúnebre atavío,

siente el mundo nostalgia de la aurora,

silencio aterrador el aire puebla

y semeja la bóveda del cielo,

encresponada de hórrida tiniebla,

un palio de sombrío terciopelo.

Chispas brillantes, como perlas de oro,

enciéndense en la gélida negrura

de la celeste inmensidad. Sonoro

rumor de alas de nítida blancura

óyese resonar en el espacio

que se vela de nubes coloreadas

de nácar, de granate, de topacio

y amatista. De estrellas coronadas

las sienes, y la rubia cabellera

esparcida en las vestes azuladas,

como flores de extraña primavera,

legiones de rosados serafines,

con el clarín de plata entre las manos,

anuncian, de la Tierra en los confines,

el juicio universal de los humanos.

Tras ellos, entre las brumas opalinas

de matinal crepúsculo radioso,

como un ídolo antiguo sobre ruinas,

divino, patriarcal y esplendoroso,

asoma el Creador. Nimbo fulgente,

cuajado de brillantes y rubíes,

luz proyecta en el mármol de su frente;

dalmática de pliegues carmesíes

rameados de oro, envuelve sus espaldas;

haz de luces agita entre la diestra

y chispea erigido en su siniestra

áureo globo, esmaltado de esmeraldas,

perlas, zafiros y ópalos. Irisa

el haz la seda de su barba cana,

vaga en sus labios paternal sonrisa,

brilla en sus ojos la piedad cristiana

y parece, flotando en la serena

atmósfera de luz que lo corona,

más que el Dios iracundo que condena,

el Dios munificente que perdona.

Al son de los clarines celestiales

dilatado en los ámbitos del mundo,

álzanse de sus lechos sepulcrales

como visiones de entre lodo inmundo,

revestidos de formas corporales,

los míseros humanos. Se respira

de Josafat en el espacio inmenso

acre olor de sepulcros, y se mira

revolotear en el ambiente denso

enjambre zumbador de verdes moscas

que, cual fúlgidas chispas de metales,

surgen del fondo de las tumbas hoscas,

donde, bajo las capas terrenales

en que está la materia amortajada,

del gusano cruel bajo los besos

atónita descubre la mirada

la blancura amarilla de los huesos.

Bajo el dosel de verdinegro olivo

que al brillo de la luz se tornasola,

bella y sombría, con el rostro altivo

tornado a los mortales, brilla sola

entre la flor de la belleza humana,

Elena, la cruenta soberana

de la inmortal Ilión. A los destellos

deslumbradores de la luz celeste,

fórmanle, destrenzados, los cabellos

de gasa de oro esplendorosa veste

que esparce por sus hombros sonrosados

para cubrir su desnudez. Deshoja

nívea flor en sus dedos nacarados,

y al viento vagabundo luego arroja

sus pétalos fragantes.

Cerca de ella

aparece del valle en la pendiente

la figura grandiosa, sacra y bella

del divino Moreau. Muestra en la frente

el lauro de los genios triunfadores,

baña su rostro angélica dulzura

y brilla en su mirada la ternura

del alma de los santos soñadores.

Elena, al contemplar la faz augusta

del genio colosal, baja los ojos,

plácida torna su mirada adusta,

colorean su tez matices rojos,

intensa conmoción su seno agita,

arde la sangre en sus azules venas,

el amor en su alma resucita,

y olvidando la imagen de las penas

que le están por sus culpas reservadas

del valle tumultuoso en el proscenio,

húmedas por el llanto las mejillas,

balbucea, postrada de rodillas,

frases de amor ante los pies del Genio.

Dios, al mirar desde el azul del cielo,

la Belleza del Genio enamorada,

sus culpas olvidó, sació su anhelo

y, rozando los límites del suelo,

descendió a bendecir la unión sagrada.

Oscurece. Celajes enlutados

tapizan el azul del firmamento

y, cual fragantes lirios enlazados,

por la región magnífica del viento

ascienden los eternos desposados

a olvidar sus miserias terrenales

donde las almas sin cansancios aman,

bañadas de fulgores siderales,

y el ambiente lumínico embalsaman

las flores de jardines celestiales.

IXJÚPITER Y EUROPA





En la playa fenicia, a las boreales

radiaciones del astro matutino,

surgió Europa del piélago marino,

envuelta de la espuma en los cendales.

Júpiter, tras los ásperos breñales,

acéchala a la orilla del camino

y, elevando su cuerpo alabastrino,

intérnanse entre oscuros chaparrales.

Mientras al borde de la ruta larga

alza la plebe su clamor sonoro,

mirándola surgir de la onda amarga,

desnuda va sobre su blanco toro

que, enardecido por la amante carga,

erige hacia el azul los cuernos de oro.

X – HÉRCULES Y LAS ESTINFÁLIDES





Rosada claridad de luz febea

baña el cielo de Arcadia. Entre gigantes

rocas negras de picos fulgurantes,

el dormido Estinfalo centellea.

Desde abrupto peñasco que azulea,

Hércules, con miradas fulminantes,

el níveo casco de álamos humeantes

y la piel del león de la Nemea,

apoya el arco en el robusto pecho,

y las candentes flechas desprendidas

rápidas vuelan a las verdes frondas,

hasta que mira en su viril despecho

caer las Estinfálides heridas,

goteando sangre en las planteadas ondas.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Saiba como seus dados em comentários são processados.